Publicado en la Revista ANDRES BELLO , El Mercurio , 1978

 

El ataúd deforme
Sueño curioso
el que sufrí anoche .
Este de la derecha
es el nicho de mi padre .
Aquí está su mármol
que le acredita
como cadáver en pena .
Y éste de la izquierda ,
Sueño curioso
el que sufrí anoche !
es mi propio ataúd :
aquí está mi lápida
v con apellidos
y con fechas .
Me resisto a creer
en semejante payasada
y de un solemne tirón
arranco del concreto
mi yacija .
Cuando el polvo cesa
Sueño curioso
el que sufrí anoche !
la tapa superior
( porque tienen seis
estos cajones )
se retuerce un poco
y puedo distinguir
el color de mis zapatos .
En la suela , un papel ;
el nombre del asesino
y el precio por arrojarme
sin asco al precipicio.