De cómo la indiada le perdió el respeto a los caballeros

 

Los indios creían
que el español y su caballo
eran ambos una sola piedra irreductible.
Sin embargo, con el tiempo
disolvieron ellos en su mente
esa hermosa costra primitiva.

Un día dieron caza a un gran caballo
y lo pusieron en tierra
y lo mataron a palos.
Después ahumaron la carne
y se la comieron.
Y como no se indigestaron
vieron ellos que era bueno.

Pero el winka, cual cola de lagarto
continuaba aún en movimiento.
Entonces vieron los mapuches
con los huilliches y pikunches
que el español era a ellos
casi en todo parecido.
Que también tenía pelos
y miedo en los bolsillos.
Y que caían al suelo
y se podrían.

Entonces los indios construyeron
el siguiente silogismo:
"TODOS LOS WINKAS SON MORTALES"
Y vieron ellos que era bueno
darse cuenta que eran hombres
y no demonios ataviados
con las camisetas del cielo